Por qué hay una osa y un madroño de 6 toneladas en medio de Sol

share on:

Hay quien dice que en las oposiciones a bedel del Ayuntamiento de Madrid hay una pregunta con trampa. Muchos sabríamos decir qué especie animal forma, junto con el madroño, el escudo de la ciudad, pero ¿cuántos sabrían decir que es una osa y no un oso?

Esta polémica, relativamente reciente, es un elemento más de la mística de uno de los símbolos más relevantes de la identidad madrileña. Hay muchas teorías sobre el origen del monumento de más seis toneladas, pero ninguna confirmada con total seguridad. Lo que sí es seguro es su edad: medio siglo.

Hay quien dice que la osa es un guiño a la constelación de la Osa Menor, de ahí las siete estrellas también presentes en la bandera de la Comunidad de Madrid. Hay también quien simplemente lo vincula a existencia por entonces de osos en los bosques madrileños.

Ese “por entonces” al que nos referimos ronda el siglo XIII. El Ayuntamiento madrileño y la Iglesia zanjaron entonces un reparto de terrenos en un época en que la Iglesia era un actor de la vida política tan importante como el que más. De aquel reparto, la Iglesia acabó quedándose con unos terrenos destinados al pasto y el gobierno municipal se quedó con los bosques, lo que suponía caza y el fruto de sus árboles.

Hoy un árbol solo sería símbolo de alguna empresa de energías renovables o alguna tienda de productos agroecológicos. Pero por aquel entonces, el árbol daba lo básico para sobrevivir, que ya era mucho: energía y calor (en forma de madera y carbón), materia prima para la construcción y alimento. Quizá ahora sea más fácil entender el por qué del tan icónico oso (que en realidad es osa) y el madroño.

 

El monumento fue obra del escultor Antonio Navarro Santafé y fue inaugurado en 1967. Primero fue colocado cerca de donde está ahora para más tarde trasladarse al inicio de la calle del Carmen y ser movida de nuevo a donde se encuentra ahora.

Fue hace unos años cuando el debate oso-osa se hizo más intenso de la mano del Consejo de las Mujeres del Municipio de Madrid, órgano de participación de las Asociaciones de Mujeres de ámbito local en el Ayuntamiento. Fueron ellas quienes decidieron hacer más visible el debate sustentándolo de base histórica. Para ello, se empaparon de lo que los libros tenían que decir al respecto; encontrando que fue hacia el año 1200 cuando el término osa fue masculinizado, lo que ellas entendían como un intento más de ocultar lo femenino en la historia.

 

share on:

2 comments

Deja un comentario

share on: