¡Vaya! ¡Vaya! En Madrid no hay playa…pero sí piscinas naturales

share on:

Por mucho que nos guste nuestra querida Madrid, desde aquí se va directo al cielo, pero no a la playa. La más cercana la tenemos en Valencia e intentar ir un finde de verano es pasar más tiempo en la carretera que quitándonos el blanco subterráneo (por el metro, claro).

Los que no podemos escaparnos de la capital tenemos que consolarnos con las piscinas de la comunidad (los más afortunados) o atrevernos a ir a las municipales sabiendo que es probable que volvamos a casa incluso sin el bañador. Suena bastante desolador ¿verdad? Pero como siempre, Madrid tiene soluciones a todo si sabéis buscar bien y en este caso, la mejor opción es ir  a las piscinas naturales que hay en los alrededores de Madrid. En ellas puede que te pique algún insecto, pero volverás a casa con todas tus pertenencias…

Las presillas son unas piscinas naturales que se encuentran en Rascafría, a 94 km de Madrid en la Sierra de Guadarrama. Hay tres piscinas rodeadas de pinos y las vistas que hay desde ellas son impresionantes. Tienen zona de césped para poder tomar el sol o para hacer picnics y el acceso a ellas es gratuito. Para llegar desde Madrid hay que ir desde la A-1, desviándose hacia Lozoyuela y luego tomar la M-604.

imagen-1

La Isla es una pequeña presa junto a Rascafría, está a 71 km de Madrid. Hay tres restaurantes, aunque también piensa en los que llevan la mochila cargada de bocatas. Además de reactivar la circulación en sus piscinas (el agua está helada), puedes hacer alguna ruta para disfrutar del paisaje que la rodea. Para llegar, hay que tomar la A-1, luego el desvío hacia Lozoyuela y la M-604.

imagen-2

A sólo 50 km de la capital está el  pantano de San Juan (San Martín de Valdeiglesias), el único pantano de Madrid en el que está permitido el baño. Además, también se pueden practicar deportes acuáticos (como las motos de agua) y tiene 14 km de “playa”. Para los que tienen un gran vínculo con la naturaleza (o el exhibicionismo), hay calas nudistas. Se llega desde la A-5 hasta San José de Valderas, donde se coge la M-501 hasta San Martín de Valdeiglesias.
imagen-3

En Cercedilla (Sierra del Guadarrama) puedes bañarte en Las Dehesas, que son menos “salvajes” porque sus aguas están tratadas con cloro. Hay bastantes servicios, como enfermería, bar, zonas con mesas por si llevas tu propia comida o aseos. Está a unos 60 km de la capital y el acceso a ellas cuesta 5€ en días normales y 6,50€ los festivos. Para llegar hay que coger la A-6 en dirección a Guadarrama y desde allí, tomar la carretera hacia Cercedilla y después hacía Las Dehesas.
imagen-4

En Buitrago de Lozoya (uno de nuestros destinos favoritos para escapadas madrileñas) y a sólo 74 km de Madrid está el área de río Sequillo. Es una de las piscinas naturales mejor preparadas para darse un chapuzón y están adaptadas para personas discapacitadas. Su agua también está tratada con cloro y hay un restaurante para quien quiera darse algún capricho (aunque también hay un merendero para los fans de la clásica nevera azul). La entrada cuesta 4€. Se llega desde la A-1 hacía Buitrago de Lozoya, donde se toma el desvío hacia río Sequillo.

imagen-5

La playa de Estremera es otra de las opciones de piscinas naturales y está a 60 km de Madrid, preparada para hacer actividades acuáticas, como kayak o waterball. Además, se permite el acceso de animales. Se llega por la A-3, cogiendo la salida 68 hacia la M-241.
imagen-6

La Charca Verde de la Pedriza, en Manzanares el Real, debe su nombre al color de su agua y a su poca profundidad, aunque sus aguas están muy limpias y es uno de los destinos favoritos de las “playas madrileñas”. Aunque hay que tener cuidado en esta zona, porque es muy resbaladiza. Está a 56 km y se accede desde la M-607 hasta Manzanares el Real.

imagen-7

share on:

2 comments

Deja un comentario

share on: