Tuk Tuk: saborea la auténtica Asia sin salir de Madrid

share on:

Tuk, tuk, ¿quién es? Vaale, broma (mala) a parte, ¿sabéis lo que es Tuk Tuk? Si viajáis a cualquier país asiático, un tuk tuk es una especie de triciclo motorizado que suele utilizarse como taxi o para repartir mercancías. En cualquiera de los casos, el Tuk Tuk que nosotros hemos conocido en Madrid cumple la misma función que los otros, porque nos transportó en apenas unos bocados. 

Tomamos el vuelo en el número 167 de la calle Alcalá, en su nuevo local: más amplio que sus predecesores de Chamberí o Chueca, pero con el mismo buen sabor de boca.

15218725_10211613554516945_433499840_n

Las instrucciones de vuelo están claras con solo echar un vistazo a la carta: acabas de elegir un destino cargado de la influencia de los viajes del jefe de vuelo, Ricardo Alexander, que ha tenido la oportunidad de disfrutar los platos más callejeros y auténticos de Filipinas, la India o Tailandia.

Su carta es bastante amplia y puede que al leer tantos nombres raros os agobiéis, pero ¡nada de llevarse las manos a la cabeza! Porque viene todo explicado claramente y los platos picantes se pueden preparar con un nivel más bajo para los que no toleren bien los sabores arriesgados si lo pedís.

Tanto si os atrevéis con el picante como si no, podréis probar cervezas asiáticas y aguas frutales (la de mango tiene el sabor perfectamente conseguido) para acompañar los platos.

Probamos los Sexy Siao Bao, el Malasysian Satay, el Babi Ketjap, las Almejas Picantes con Chili y Albahaca Santa (plato exclusivo de este local), el Malay Curry Laksa, el Tom Ka Gai, los Nathan Road Noodles, el Gaeng Phet, el Gaeng Keaw Wan, el Chungking Express y el Gai Pad Grapao.

blog

Sí, si vais a pedir tal cantidad de platos, id en mayas, porque de lo contrario, lo tendréis difícil para levantaros de la silla, pero como sabemos que no sois tan osos como nosotros, os hacemos una recomendación de lo que más nos gustó:

Sin duda alguna, el nombre del Sexy Siao Bao (pan bao con cerdo estofado con mayonesa y cilantro) le viene que ni pintado, porque caímos rendidos a él en apenas dos bocados. El pan estaba suave y esponjoso y la carne muy sabrosa. El hecho de que nos encante comer con las manos no justifica que nuestra segunda opción sea el Malasysian Satay (brochetas de pollo marinadas con cúrcuma, jengibre y leche de coco, servidas con salsa de cacahuete), lo que ocurre es que nos pirra la salsa de cacahuete, por lo que nosotros encontramos algo escasa la cantidad e incluso ¡añadiríamos más!

img_20161115_212421192

El Babi Ketjap (cerdo marinado en especias con envoltura caramelizada y asado) los Nathan Road Noodles (fideos udon con mermelada de chiles, cebolla roja, puerro, gambas o pollo y hierbas frescas) y el Gai Pad Grapao (salteado de pollo picante con albahaca, guindilla, ajo tierno y salsa picante con huevo) también tienen un hueco en nuestro corazón.

pinchos

Nosotros llevamos todavía un niño dentro, bueno, en realidad no tan adentro… Por eso  nos hizo mucha gracia que el postre fuese el típico Dorayaki por el que siempre suspiraban Novita y Doraemon, que la verdad es que se parece bastante a las tortitas que ya conocemos, aunque tiene un toque peculiar que debéis descubrir vosotros mismos.

Como podéis ver, podéis viajar hasta los lugares más exóticos del mundo sin ni siquiera sacar el pasaporte del bolsillo. Nosotros hemos añadido a Tuk Tuk a nuestros medios de transporte más utilizados en Madrid.

 

 

share on:

Leave a Response

share on: