Las mejores tiendas de chocolate de Madrid

share on:

Si Colón era de Portugal o de España todavía es un misterio. Lo que sí está claro es que los españoles debemos estar completamente agradecidos por el fallo que le llevó a descubrir América. De allí nos trajo el tomate, para hacer el gazpacho que tanto nos refresca en la época estival o la patata, que combinada con huevo da dos de los mejores platos de nuestra gastronomía. Pero sin duda alguna, por lo que debemos cantar alabanzas sobre él es porque nos trajo… ¡¡El cacao!! Ese fruto capaz de producir más placer que el sexo en cualquiera de sus formas o estados. A día de hoy dicen que su mejor versión se puede encontrar en suiza o en bélgica, pero en Madrid hay tiendas que bien podrían ser pequeños trozos de un oasis por la calidad de sus productos chocolatados. ¿Aún no las conoces? Pues prepárate para descubrir las puertas del paraíso…

Cacao Sampaka

En nuestra opinión, a esta tienda solo le falta que te atienda el Johnny Depp de Chocolat para terminar por robarnos el corazón. Tiene una pequeña cafetería para disfrutar de su chocolate en versión bebible, pero la tienda por sí sola ya te hace babear. Chocolates en diferentes porcentajes y de distintas procedencias (Colombia, Nueva Guinea, Ecuador…), pero sobre todo, combinaciones originales y acertadísimas: chocolate con leche y flor de Jamaica, chocolate blanco con té matcha, chocolate con leche y gin tonic y un largo etcétera. ¿Te estás cuidando? No hay problema, también tienen una sección de productos sin azúcares añadidos.
C/ Orellana, 4

Chocolala Belga

¿Es posible que alguien a quien no le gusta el cacao prepare uno de los mejores chocolates de la capital? La respuesta es un claro y rotundo sí, siempre y cuando lo prepare Paul Hector Bossier, un maestro chocolatero procedente de Gante que bien podría ser el claro sustituto de Willy Wonka. Su tienda es pequeñita, lo que hace aún más embriagador el olor a chocolate cuando atraviesas la puerta. Sus productos son tan artesanos que él mismo los envuelve y serigrafía después del proceso por el que pasan para transformarse en sus tabletas, bombones o sus famosas trufas de diferentes rellenos. Su materia prima procede de República Dominicana y de Costa de Marfil y pasa por Gante, donde se transforma en pasta de cacao para enviarse hasta la capital. ¿El resultado? Trufas rellenas de cerveza belga, de mousse de cava, de naranja; tabletas de chocolate con naranja confitada (también por él). ¿Hace falta dar más motivos?

C/ Bonetillo, 1

Sr.Cocoa

Entre pescaderías, charcuterías y puestos de frutas, una pequeña esquina de la planta baja del mercado de Antón Martín hace que todo el que pasa por ella baje el paso. Sr.Cocoa trabaja únicamente con productores ecológicos y de comercio justo para que el resultado final de sus productos no pierda calidad. Puedes sentarte a disfrutar de su chocolate bebible, que no tiene nada que ver con el concepto de chocolate a la taza al que estamos acostumbrados, ya que se sirve en formato barrita para derretirlo en la leche y hay un montón de variedades, desde especias indias hasta té matcha. Te puedes llevar a casa tanto ese formato de cacao como sus bombones o sus pastas de chocolate, cada una de ellas más original que la anterior (tanto el sabor como el envoltorio del paquete).

C/ Santa Isabel, 5

Mon Chocolate

Aunque no elaboran su propio chocolate, Mon Chocolate es todo un clásico para adquirir buen chocolate. Sus productos provienen de diferentes artesanos europeos, los cuales utilizan cacaos de África, Madagascar, Ghana, Sudamérica… Podréis encontrar marcas especializadas (sin azúcares añadidos o sin gluten) que no están en ningún otro lugar: chocolatinas, tabletas y hasta galletas o turrones. ¡Ah! Y tienen tienda online, así que mejor que no la consultes en momentos depresivos…

C/ Lucio del Valle, 12

Resultado de imagen de bombones chocomiro

Flor D’KKO

Esta tienda tiene su propio obrador artesanal en el que utilizan cacao venezolano, peruano y de Madagascar, al que le aplican las mismas técnicas que los maestros del chocolate suizos. Todo lo que ofrecen lo preparan ellos mismos (la mayoría de los productos se cocinan a diario) y se puede comprar al peso (no hay cantidad mínima) o tomar en su pequeña barra. ¿Con que te deleitarán si les visitas? Sin lugar a duda, con su chocolate caliente con canela y especias, pero también prepara tabletas en formato XL, naranjas confitadas con chocolate, trufas o rocas de frutos secos con chocolate.

C/Padilla, 68

 

share on:

Deja un comentario

share on: